Blood Will Tell en Febrero (PS2)

El juego basado en el manga Dororo de Osamu Tezuka pronto para PS2.

Sega Europe ha anunciado el lanzamiento de “Blood Will Tell”, un moderno y épico juego de acción para PS2, y al tiempo, una adaptación del clásico manga “Dororo”, creado por Osamu Tezuka, creador de Astro Boy. “Blood Will Tell” se presenta como un apasionante juego de samurais, para uno o dos jugadores, con acción intensa en 3D.

Este juego inspirado en el estilo Manga tiene todo el aspecto y la sensación de una historia épica de artes marciales” dijo Mike Hayes, Director Gerente de Sega Europa Ltd. “Los jugadores se encontrarán inmersos en un entorno detallado, representado en 3D, donde la solución de puzzles se turna con la lucha de espadas”.

Fiel al manga original, el juego narra las aventuras de un joven llamado Hyakkimaru, un atormentado guerrero Samurai que intenta recuperar las partes perdidas de su cuerpo. Cuando era un recién nacido, le robaron todos sus miembros, órganos y sentidos, e incluso hasta la capacidad de llorar. El joven guerrero luchó por sobrevivir, reemplazando sus miembros perdidos por armas letales e iniciando una búsqueda para intentar recuperar su forma natural y destruir a los enemigos que le robaron una vida normal.

Los jugadores pueden elegir luchar con diversas armas, como las cuchillas incrustadas de los brazos de Hyakkimaru, un bazooka oculto dentro de su pierna y otras armas que encontrará durante la aventura. Pero en cada paso del camino está Dororo, el amigo de Hyakkimaru, dispuesto a ayudarle, guiarle y a luchar a su lado mientras él explora y desenreda los misterios de su pasado

Características

– Explora enormes escenarios en 3D, soluciona puzzles y lucha en un mundo intrigante, basado en el famoso manga de Osamu Tezuka.

– Descubre y destruye a más de 100 demonios y a los 48 demonios-jefes que han robado su humanidad a Hyakkimaru.

– Cada parte del cuerpo está llena de muerte y destrucción, los brazos esconden sables, las piernas guardan hasta misiles, etc.

– Controla a Hyakkimaru y a Dororo, utiliza las habilidades y armas únicas de cada personaje para derrotar al enemigo y solucionar los puzzles.

– Juego cooperativo: ambos jugadores pueden ser controlados de manera simultánea, permitiéndote a ti y un amigo jugar en equipo para vencer al mal.

– Una historia épica con más de 20 horas de juego

“Blood Will Tell” aparecerá en Europa durante el mes de febrero del 2005.

Anuncios

2 comentarios

  1. Durante el pasado mes de septiembre del 2004 apareció en tierras japonesas el videojuego “Dororo”, un nuevo producto para Playstation 2 basado en el clásico manga de mismo nombre. Su lanzamiento se recibió con gran alegría entre las masas niponas, quienes vieron en él un nuevo juego de acción, donde además de un buen apartado técnico, encontraban la famosa historia creada por el dibujante Osamu Tezuka. Como era de esperar, el producto consiguió cierto éxito, el suficiente para aparecer en Estados Unidos, y meses después perfilar su llegada a tiendas europeas. Pero lograr el éxito no fue tarea sencilla, puesto que tras el juego se esconde un gran trabajo de adaptación obra de Sega, WOW Entertainment y Tezuka Productions, quien cedió los derechos de la obra.

    Argumento“Blood will Tell” nos permitirá vivir el hilo argumental del manga original, donde un samurai condenado viaja a través del mundo eliminando demonios, ya que es la única forma de recuperar su humanidad. La historia de Hyakkimaru, nuestro protagonista, comienza antes de nacer, cuando su padre ofreció 48 partes del cuerpo de su futuro hijo a los 48 demonios, quienes a cambio, le darían poder suficiente para dominar Japón. Daigo Kagemitsu logró conquistar los territorios nipones, pero los demonios cumplieron el trato con todas sus consecuencias, arrebatándole a su hijo las 48 partes del cuerpo que vieron convenientes. Asustado y lleno de odio, el poderoso samurai abandonó a su hijo, dejándole sólo en un río, lugar del cual sería rescatado por un amable doctor, quien posteriormente, le ayudaría a tener un nuevo cuerpo. Pasados los años, Hyakkimaru inicia una aventura en busca de la salvación, presentándose ante sus enemigos con miembros artificiales diseñados por su propio benefactor. En su camino, el samurai se encontrará con Dororo, un joven ladrón con triste pasado, que no dudará en quedarse junto a su nuevo amigo, y ayudarle a recuperar las 48 partes de su maltrecho cuerpo. Ahora, ambos personajes, deberán enfrentarse contra 48 demonios, cada vez que Hyakkimaru elimine a uno, una pequeña porción de su cuerpo volverá a tomar aspecto humano.

    Sin miembros, pero con armasHyakkimaru es un samurai sin miembros corporales, pero su falta de humanidad física la suple con todo tipo de armas. Sus brazos y demás partes del cuerpo esconden cuchillas, cañones y otros útiles que le vendrán como anillo al dedo para eliminar demonios. Las posibilidades de combinación son múltiples, siendo “Blood will Tell” un juego rápido, en el cual los combos desenfrenados tomarán el papel protagonista. Será vital atacar a los oponentes con toda nuestra rabia, usando todos los medios a nuestra disposición, y encadenando cuantos más golpes sean posibles. No sólo tendremos que destruir demonios de baja clase a lo largo de los niveles, sino que también nos encontraremos con jefes de gran tamaño, quienes intentarán darnos más de un quebradero de cabeza. Por suerte, las habilidades de Hyakkimaru son múltiples, y además contará con la inestimable colaboración del pequeño ladronzuelo Dororo.

    Dororo contará con un papel importante en la historia del juego, al igual que ocurría en el manga original creado por Osamu Tezuka. Si bien podría parecer un simple añadido o una carga para Hyakkimaru, en realidad su aparición nos salvará la vida en más de una ocasión. En determinados momentos deberemos controlarle, con el objetivo de pasar por lugares pequeños por donde sólo entra él, o para abrir caminos anteriormente cerrados. El cambio de personaje podrá realizarse sin excesivas complicaciones, pero si tenemos un amigo, este podrá tomar el papel de Dororo, con el objetivo así de cooperar siempre que sea necesario.

    Detalles a tener en cuentaTras esta creación de WOW Entertainment no sólo se esconde un interesante juego de acción, sino que además, la aventura cuenta con puzzles suficientes como para plantearnos más de un reto. A la hora de resolverlos tendremos que apoyarnos en Dororo, variando así ligeramente el desarrollo del juego, ya que acción vamos a tener para rato. En total nos esperan 48 demonios importantes (uno por cada una parte del cuerpo de Hyakkimaru), sin olvidar a más de 100 enemigos diseñados para molestarnos durante los niveles. Ahí no se quedarán las cosas, puesto que habrá personajes secundarios de gran carisma. Volviendo al juego, por desgracia parece no contar con una cámara muy pulida, como suele ocurrir en el género. Pero tiene otros alicientes, como escenas de vídeo de gran calidad, unas animaciones para quitar el hipo, una banda sonora a la altura de las circunstancias, y un diseño de personajes maravilloso. El responsable de haber ilustrado las escenas de este juego ha sido el famoso dibujante japonés Hiroaki Samura, creado de obras tan populares como “La Espada del Inmortal”, un manga de samurais publicado en España por la editorial Glénat. Cuando Samura recibió la oferta de ocuparse de las ilustraciones y personajes de “Blood will Tell” no lo dudó, puesto que sería una oportunidad perfecta para rendir homenaje al conocido como Dios del Manga, Osamu Tezuka. Entrando a comentar más a fondo el apartado sonoro, podemos escuchar composiciones de Yasutaka Hatade (“Eretzvaju”), Chamy (“Panic Maker”) y Shinichiro Sato (“Onimusha Buraiden”). Finalmente, el doblaje en inglés de la versión americana, y a buen seguro la europea, cuenta con el trabajo de gente como Chris Murphy (The Murray en “Sly Cooper”), o Brett Walter, quien dará voz a Dororo.

    ConclusiónSu lanzamiento en España está previsto para el día 18 de febrero de la mano de Atari Ibérica y Sega, quienes pondrá a la venta el juego con el objetivo de conseguir un éxito similar al cosechado en Japón. Los buenos seguidores del manga, así como los fans del maestro Tezuka (capaz de romper barreras generacionales), encontrarán en este producto una forma muy interesante de acercarse a una de sus obras menos conocidas. Por su parte, los amantes de la acción, los combos rápidos, las aventuras con demonios, y los samurais, podrán disfrutar gracias a este juego de más de 15 horas de diversión garantizada.

    Fuente: OjGames

  2. Desarrolladora: WOW Entertainment.
    Distribuidora: Atari Ibérica.

    Lo mejor
    Buenas dosis de acción con una historia interesante y unos personajes carismáticos.

    Lo peor
    La cámara hace estragos, y se echa de menos el audio japonés.

    Resumen
    Un juego de acción que con una cámara digna habría llegado muy alto.

    ———————————
    Bajo una cortina de popularidad obtenida gracias a estar basado en una historia del maestro Osamu Tezuka, el interesante videojuego “Blood Will Tell” (conocido simplemente como “Dororo” en Japón) ha aterrizado en nuestras tiendas. Lo ha hecho sin mucha publicidad ni campañas importantes, puesto aunque los otakus le conocerán, Tezuka no es tan célebre en España como en tierras japonesas. Su extenso currículum de obras ha dado a pie a numerosos juegos, incluidos varios de su mítico héroe Astro Boy, pero en esta ocasión se pone a nuestra disposición un videojuego basado en un manga muy desconocido. Se trata de “Dororo”, un manga que comenzó su publicación en el año 1967, dentro de la revista japonesa Weekly Shonen Sunday, lugar donde se mantuvo hasta rellenar cuatro tomos recopilatorios. Debido al éxito cosechado en formato impreso, Mushi Productions en colaboración con Osamu Tezuka, realizó un episodio piloto en color de 13 minutos de duración como presentación de “Dororo” al mundo de la animación. El capítulo piloto gustó a Fuji TV Network, por lo que la propia Mushi se encargó de realizar una serie de animación de 26 episodios que sería emitida en el año 1969. Como el manga, el anime se tituló “Dororo”, pero a la mitad de la serie, las ideas del público provocaron el cambio de nombre a “Dororo y Hyakkimaru”, puesto que el coprotagonista de la misma, el samurai Hyakkimaru, se había ganado a los fans. Todos los episodios del anime fueron desarrollados en blanco y negro, en principio consecuencia de un bajo presupuesto, aunque posteriormente se pudo apreciar que dadas las características de la serie, había sido una gran elección.
    La vuelta al mercado por parte del mundo de “Dororo” se presenció en el año 2002, cuando Akita Publishing volvió a editar la serie en tres tomos distintos. Posteriormente WOW Entertainment, uno de los grupos desarrolladores de Sega, pensó en esta serie a la hora de crear un nuevo juego de acción. Con el objetivo de conseguir la licencia Sega negoció con Tezuka Productions, quien posee los derechos de toda la obra del maestro japonés. Y un tiempo después, ya tenemos en nuestras manos la versión PAL de un juego basado en este famoso manga.

    El hilo argumental de “Blood Will Tell” nos sitúa en los años 70 de 1400, en la mitad-final del periodo Muromachi. Nos encontramos exactamente en la Península de Noto del distrito de Hokuriku, donde un extraño samurai viaja a través del mundo buscando a peligrosos demonios. Su nombre es Hyakkimaru, y su historia está plagada de tragedias. Antes de nacer, su padre, el poderoso Kagemitsu Daigo hizo un pacto con los demonios para poder unificar Japón bajo su espada. Los demonios le concederían todo el poder necesario, pero él perdería lo que más quería. Hablaban de su futuro hijo, un niño a quien los demonios no mataron, ya que le hicieron algo peor, quitarle hasta 48 partes de su inocente cuerpo. Kagemitsu, aterrorizado, y en contra de la voluntad de su sumisa esposa, abandona al recién nacido en un río, dentro de un pequeño barril. Para fortuna del bebé, un doctor le encuentra, y cuando observa la fuerza de voluntad del niño, decide construirle un cuerpo mecánico. Poco a poco el niño abandonado, ahora llamado Hyakkimaru, comienza a disfrutar de una vida normal, corriendo, viendo con ojos falsos, y realizando acciones propias de un poderoso samurai. Cuando cumpla 18 años una voz le revelará el secreto de su maldición, y le ofrecerá una solución: 48 demonios robaron idéntico número de partes de su cuerpo, cada vez que mate a uno, recuperará una parte. Conociendo su misión, Hyakkimaru no dudará en emprender una peligrosa aventura con el objetivo de recuperar hasta la última parte de su cuerpo humano. En su camino se encontrará con Dororo, una jovencita ladrona que desde entonces no se despegará de su nuevo y particular amigo. Juntos deberán enfrentarse a numerosos peligros, incluido el propio Kagemitsu Daigo, padre de Hyakkimaru, aunque este todavía no lo sabe.

    Por lo general, la historia de “Blood Will Tell” se mantiene fiel a la del manga creado por Osamu Tezuka, incorporando similares diferencias que las vistas en la época con la serie de animación. Aún así, también hay cambios argumentales, por lo que os invitamos a pinchar aquí para acceder a la segunda página del análisis, donde se incluye toda la información sobre argumento, curiosidades y otros detalles interesantes para los amantes de esta cultura.

    Jugabilidad

    WOW Entertainment tenía en su cabeza desarrollar un juego de acción fiel a la obra de Tezuka, donde no todo fueran combates, sino que también se incluyeran elementos de exploración. En su base debería ser algo más parecido a “Onimusha” que a juegos como “Dynasty Warriors”, si bien los enfrentamientos tendrían el principal peso de la historia. Tras exprimer el juego como se merece, podemos asegurar que WOW ha conseguido una mezcla más que decente, aunque han querido incluir demasiados elementos ajenos a la acción. El 80% del tiempo nos lo pasaremos cortando demonios con nuestras armas, pero en más de una ocasión, y normalmente controlando a Dororo, deberemos hacer frente a niveles de puras plataformas. No habría ningún problema en atravesarlos, pero la cámara, la cual molesta durante la mayor parte del juego, hace aquí el peor papel de todo el producto. El resultado es una pérdida del ritmo importante, puesto que de matar cientos de demonios pasamos a caernos una y otra vez, y a gritar a la cámara cosas como: “pero ponte bien!” “a dónde enfocas!”. Si dejamos al margen estas situaciones, el juego es más que adictivo, y cuenta con elementos suficientes para engancharnos durante unas horas.

    Comenzamos controlando al samurai maldito Hyakkimaru, en una vista en blanco y negro que nos acompañará en las primeras pantallas (hasta recuperar el ojo izquierdo). Este personaje es un auténtico maestro del combate, pudiendo atacar de dos formas diferentes: con sus armas corporales, o con su espada de samurai. Cambiaremos de estilo pulsando L2, si bien la computadora se encargará en muchas ocasiones de obligarnos a combatir con una u otra posibilidad (en los combates contra humanos siempre usaremos la espada básica). A través de una vista en tercera persona, con cámara “libre” en algunos momentos (la moveremos con L1 y el stick derecho), Hyakkimaru podrá recorrer escenarios de gran tamaño. Entre los movimientos incluidos en su arsenal (utilizando sus armas corporales) encontramos principalmente dos cortes, con mano izquierda y con mano derecha, siendo el primero un combo de golpes directo, y el segundo un corte rápido en giro. Sus manos son dos hojas de espada que podrán ir subiendo de nivel a medida que las utilicemos, por lo que será importante llevarlas siempre puestas, y dejar la espada de samurai para momentos futuros. Por si esto fuera poco, Hyakkimaru puede disparar con una ametralladora y lanzar bazokazos con una de sus piernas (el médico que curó al protagonista era todo un genio), aunque ambos recursos contarán con munición limitada. A esto le sumaremos la posibilidad de lanzar un ataque especial pulsando los dos botones de corte, o la opción para realizar un combo especial con el botón Triángulo (mano derecha). Si mantenemos pulsado el botón triángulo unos segundos, lo soltamos e impactamos en un enemigo, nos aparecerá una combinación de botones que deberemos pulsar lo más rápido posible. La combinación podrá ser tan larga como queramos, pero siempre ciñéndonos a una pequeña barra de tiempo. Si terminamos el combo sin equivocarnos en el tiempo correcto, nuestro enemigo sufrirá un gran daño y soltará algunos objetos, entre ellos comida, munición o potenciadores varios. También podremos recolectar esferas verdes, que al llegar a 100 nos permitirán resucitar una vez cuando seamos eliminados. En cuanto a la espada de samurai, el otro tipo de ataque, nos permite realizar numerosos combos, pero cuenta con el handicap de no provocar la subida de nivel en el arma. Por suerte, durante la partida encontraremos un buen número de espadas, incluso algunas con habilidades especiales para nuestro personaje. Será muy importante recogerlas todas, puesto que más adelante, y cuando Hyakkimaru deba deshacerse de una de las hojas de sus brazos, podremos utilizar una de ellas. Otros movimientos importantes del personaje son la posibilidad de saltar (doble salto si pulsamos otra vez), o de dar órdenes a Dororo, quien nos seguirá en la mayoría de niveles. Asimismo, si mantenemos pulsado el botón L1 y pulsamos X junto a una de las direcciones del stick izquierdo, podremos evadirnos de los oponentes de varias formas (e incluso golpear mientras esquivamos). Por su parte, Dororo, personaje secundario protagonista de muchos niveles, contará con movimientos similares, aunque sólo puede atacar con sus puños, piernas o cabeza. Para remediar esto tiene un buen abanico de armas arrojadizas, al principio formado sólo por piedras, pero que luego irá aumentando con bombas, dardos envenenados o cuchillos voladores.

    Será Dororo quien se enfrente a la mayoría de puzzles de la aventura, todos ellos de sencilla resolución, pero que en algunos casos destacarán por sus enrevesados mecanismos. No será raro atravesar más de un puzzle probando combinaciones y dejándonos la paciencia moviendo piezas, puesto que la lógica o las pistas harán acto de ausencia. Donde brillará el juego de manera notable será en los enfrentamientos contra jefes, muy habituales durante la partida, ya que hay 48 grandes demonios diferentes. En una primera partida a buen seguro no nos enfrentaremos contra todos ellos, y es que algunos niveles deberemos repetirlos para poder encontrar todas las partes del cuerpo que nos faltan. En los jefes, siempre planteados en escenarios bien delimitados, debemos buscar el punto débil del oponente, y una forma sencilla de acabar con ellos. La utilización de los ataques especiales, de las armas de fuego de Hyakkimaru y de sus espadas, será vital para no caer en el campo de batalla en más de una ocasión. También deberéis poner de vuestra parte si no queréis perder la esfera de resucitación, puesto que de hacerlo, tendréis que volver a buscar 100 bolas verdes.

    En términos generales “Blood Will Tell” es un juego de acción bastante ameno, exigente con quien desea obtener el 100%, y retador en los últimos niveles. Quienes gusten de enfrentarse contra jefes peligrosos, mientras siguen un hilo argumental acompañado de escenas conversacionales más que interesantes, se lo pasarán en grande con este lanzamiento. El sistema de juego peca de sufrir una cámara indeseable, y las cargas son demasiado continuas, pero lo cierto es que es una experiencia gratificante. Los combos de Hyakkimaru, el buen tamaño de algunos escenarios, las distintas espadas y magias ocultas, o el ir recuperando partes del cuerpo perdidas (que mejorarán u ofrecerán nuevas características al héroe), son puntos positivos suficientes para darle una oportunidad. Eso sí, paciencia para ver cómo el ritmo se rompe cuando la acción cambia a Dororo, un personaje menos activo, o para enfrentaros contra un jefe tras otro.

    Gráficos

    A día de hoy las cámaras siguen siendo el principal problema de los juegos de acción 3D, ¿tan difícil es encontrar una solución?. En este producto WOW Entertainment mete la pata hasta el fondo, ofreciéndonos una cámara traicionera en numerosos momentos del juego. Por suerte, no es algo que ocurra siempre, por lo que habrá niveles en los que disfrutaremos de lo lindo. La escasa calidad de la cámara se notará especialmente en las pantallas de plataformas, muy poco apropiadas, y en las que nos caeremos una y otra vez hasta conseguir superar el bache por obra de Dios. Los decorados son amplios, y en algunos casos ofrecen una cara impresionante, muy fiel al Japón antiguo, pero su interactividad con los personajes es mínima. Podremos romper determinados objetos de los escenarios, como barriles o cajas, aunque sólo los que hayan sido creados para tal fin. Lo demás se encontrará totalmente prerenderizado, no abriremos puertas, nuestras armas no dañarán nada, ni haremos mella en los tatami japoneses mientras combatimos. La detección de colisiones con enemigos tampoco es nada del otro mundo, y en más de una ocasión nos veremos volando por los aires tras sufrir el golpe de un enemigo situado a unos cuantos metros a lo lejos. Como punto positivo, las animaciones de los protagonistas están más que trabajadas, los personajes secundarios muestran una cara muy interesante, y el catálogo de enemigos da el pego. Las animaciones fueron grabadas con motion capture, utilizando sensores en las principales zonas del cuerpo, incluidos los pies, que juegan un papel importante en el desarrollo de los combates. Por oto lado, destacan numerosos efectos de luces, la mayoría de ellos provocados por nuestras espadas, viéndose corrientes de aire, destellos y otros efectos que acompañarán de forma ideal. Otro detalle a señalar son las pequeñas secuencias de vídeo incluidas para mostrar cómo Hyakkimaru recupera partes importantes de su cuerpo, muy vistosas. A nivel de diseños, el de enemigos ha corrido a cargo de Mahiro Maeda (“Blue Submarine Nº 6”), mientras que el de personajes y las ilustraciones ha sido responsabilidad del mítico Hiroaki Samura, autor del manga “La Espada del Inmortal”. Podéis encontrar más información de la relación entre “La Espada del Inmortal” y “Dororo” en la segunda página de nuestro análisis, pinchando aquí.

    Música & Sonido

    La banda sonora de “Blood Will Tell” se encuentra en un merecido segundo plano durante la mayor parte del juego. Su trabajo se limitará a dar color a nuestras matanzas con melodías muy bajas y relajadas, o con sonidos tradicionales de la época japonesa en la cual nos encontramos. En muchos casos la banda sonora no llegará ni a eso, quedándose como una mera ambientación con pequeños sonidos en el fondo. Respecto al audio, sólo encontramos disponible la opción de escuchar voces en inglés, y si bien no llegan a la calidad de las japonesas, tampoco hacen un mal papel. En la piel de Hyakkimaru nos encontramos con la voz de Chris Murphy, juez en el reality show australiano “Pop Stars”, y doblador habitual de Murray en la serie de videojuegos “Sly Cooper”. Junto a él escucharemos a Brett Walter, quien da vida a Dororo, con un aire desenfadado que no queda nada mal. Todos los diálogos así como frases del narrador se encuentran subtitulados en español, no de una forma perfecta, puesto que parece no haber sido revisado, pero será suficiente para que sigan la historia quienes no dominan el inglés.

    Conclusión

    No estamos ante el juego de acción del año, puesto que la cámara impide cualquier tipo de lucimiento por parte del producto creado por WOW Entertainment, pero tampoco merece pasar desapercibido. Los seguidores del anime y el manga deberán hacerse con él sin dudarlo, puesto que adapta una famosa historia de Osamu Tezuka, y lo hace respetando toda la magia de una época memorable en la historia de Japón. Los amantes de los samurais también disfrutarán, y los expertos del género quizá echen de menos una cámara de mayor calidad, pero quizá se conforman. Su modo historia nos inducirá a repetir los niveles un par de veces para eliminar a todos los monstruos, ya que si terminamos el juego sin las 48 partes del cuerpo no veremos el final verdadero. Por ello, la duración del producto está más que asegurada, reforzándose con algunos extras, como el modo Dororo, galerías y una completa enciclopedia.

    Cambios argumentales (cuidado, Spoilers)

    Desde la publicación del manga original de Osamu Tezuka han pasado más de 35 años, por lo que algunos cambios en el guión a la hora de crear el videojuego no eran de extrañar. La mayoría de estas modificaciones se han realizado con el objetivo de endulzar la historia del juego, y es que comparando esta con la original de Tezuka, encontramos cambios muy importantes. En “Blood Will Tell” los acontecimientos se desarrollan sin tanta carga dramática como en la obra de Osamu, lo cual quizá es más apropiado cara a jugadores más jóvenes. Lo trágico del manga original se convierte aquí en algo políticamente correcto, que dejará fríos a muchos de los seguidores acérrimos de “Dororo”.

    – En el videojuego “Blood Will Tell” Hyakkimaru hace gala de una política que le impide matar a humanos, aunque estén poseídos. En el manga original de Tezuka el samurai no tiene un código de conducta tan rígido, y en su camino acaba con algunas de estas personas malditas.
    – Uno de los personajes importantes de la historia, el samurai Tahomaru, a su vez hermano de sangre de Hyakkimaru, cuenta con una aparición muy distinta en la historia original. En esta, Hyakkimaru se cruza con él en una batalla, y no tardan en hacerse amigos. Más tarde, y debido a las órdenes de Kagemitsu Daigo, padre de ambos, Hyakkimaru se ve obligado a matar a Tahomaru en defensa propia. Después de hacerlo (y no al herirlo, como ocurre en el juego) es cuando descubrirá que Tahomaru era su hermano.
    – Todos los acontecimientos del juego, incluido el combate contra el samurai poseído por la cría de dragón, o la aparición de la dulce Mio, se encuentran basados en el manga, y no en el anime. En el anime fueron incluidos algunos episodios extra, con personajes secundarios como el samurai Tawara Gorobei, un humano de fuerza increíble que se unirá a Dororo y Hyakkimaru durante sus aventuras.
    – El último monstruo al cual debe enfrentarse Hyakkimaru en la historia original es Kagemitsu Daigo, su propio padre, y demonio número 48.

    Curiosidades

    Son muchos los detalles y curiosidades que podríamos remarcar sobre una serie tan clásica en el mercado japonés. Nos centraremos en datos más o menos interesantes cara a los fans.

    – El doblaje del anime de “Dororo” contó con la participación de míticos dobladores como Naya Goro (Daigo Kagemitsu), Nakamura Hideo (Tahomaru), Matsushima Minori (Dororo) o Nozawa Nachi (Hyakkimaru). A Naya Goro, que también puso voz al samurai Tanosuke en “Dororo”, se le conoce especialmente en la actualidad por haber doblado al Inspector Zenigata en las series de “Lupin III”.
    – La canción principal de la serie de animación “Dororo”, titulada “Dororo no uta” (“La canción de Dororo”) fue interpretada por Fujita Toshiko, ahora una conocida dobladora de anime.
    – El personaje de Hyakkimaru obtuvo tal popularidad que Osamu Tezuka lo repescó más tarde en dos de sus obras, primero en “Black Jack: Miyuki and Ben” como Ben, y después en “Black Jack” dando vida al Dr. Hyakkimaru. Podéis ver una imagen de su aparición en “Black Jack” acompañando a este mismo párrafo, en la cual aparece su tradicional de mechón de pelo ocultando uno de sus ojos.

    Dororo y La Espada del Inmortal

    La historia planteada por Osamu Tezuka en su manga “Dororo” contaba con todos los ingredientes para hacerse un hueco en el mercado. Su protagonista, un héroe de familia rica, pero desterrado a causa de ciertas desventajas físicas respecto a otros niños, no tardó en cuajar entre los lectores. Por tal razón, no han sido pocos los artistas que con el paso del tiempo han encontrado en “Dororo” una clara fuente de inspiración para sus obras. Nos centramos en el manga “La Espada del Inmortal”, obra del fantástico dibujante Hiroaki Samura, puesto que guarda muchas similitudes con el clásico manga de Tezuka.

    – Además de contar con un nombre similar, muy apropiado para la época en la cual vivieron, los dos protagonistas de estos mangas congenian en muchos otros parámetros. El cuerpo de Hyakkimaru está incompleto, por lo que es diferente al del resto de personas, mientras que el de Manjimaru, protagonista de “La Espada del Inmortal” tiene unos gusanos que le impiden morir. Para volver a la normalidad, Hyakkimaru debe vencer a 48 demonios, mientras que Manjimaru tiene la misión de eliminar a 1000 samurais malignos.
    – Ambos protagonistas se encuentran en su camino con una niña de joven edad. Hyakkimaru se une a Dororo, mientras que Manjimaru comienza a viajar con Rin, una joven que busca venganza. Además, tanto Dororo como Rin cuentan con un pasado trágico, en el cual ambas perdieron a sus padres en trágicas matanzas.
    – Tanto Hyakkimaru como Manjimaru disponen de un arsenal de armas superior a la media de la época. Hyakkimaru tiene en su cuerpo escondido un bazooka, una ametralladora y dos filos de espada, mientras que Manjimaru puede sacar de sus ropas todo tipo de armas, para utilizarlas con gran velocidad.

    Finalmente, si alguien está interesado en ver unos segundos de la serie animada de “Dororo” puede bajarse un pequeño fragmento pinchando aquí.

    Fuente: OJgames.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s